Las Siete Palabras

Las Siete Palabras

11076148_10152834969652709_1068784506_n

Reflexionando por Semana Santa.

La Semana Santa es un tiempo especial en el cual recordamos los diferentes momentos en los que nuestro Señor Jesucristo da cumplimiento a la voluntad de su Padre. Todos estos acontecimientos están escritos en su Palabra y fueron manifestadas a Él.

Existen palabras, dichas por Él, que tradicionalmente han motivado reflexiones a través de la historia, y que nos permiten conocer el difícil proceso (desde su humanidad) al vivir el doloroso tiempo de la cruz.

 “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen Lc. 23:34 Refleja una clara visión de que, como seres humanos viviendo en pecado, realmente no teníamos conciencia del padecimiento de la cruz.  Jesús intercede por el pueblo que, en su ignorancia y religiosidad, lo condena. Jesús decide pagar el precio y aceptar el sacrificio. El inmenso sacrificio de nuestro Señor en la cruz, refleja su amor por la humanidad.

  “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso Lc. 23:43 Jesús entiende la sinceridad y el corazón de aquellos que con humildad, reconocen su señorío. El tiempo de arrepentimiento es hoy.

  “Dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre”. Jn.19:26-27 Nuestro Señor no abandona sus responsabilidades humanas (como hijo). Encarga esas responsabilidades a quien consideraba apto para suplir la condición de hijo.

 “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Mt.27:46 La cruz no deja de ser un espacio de dolor y sufrimiento donde su humanidad se ve enteramente reflejada. Aún estando en la cruz, manifiesta: “Tengo sed Jn. 19:28 Por otro lado, se debe dar también cumplimiento al A.T. y el proceso descrito en el mismo.

 “Consumado es Jn.19:30 manifiesta el proceso de salvación. Cristo ha dado su vida por cada ser humano. Él la entrega libremente por amor a nosotros/as.

 “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu Lc. 23:46 Esa relación de amor y unidad, entre el Padre y el Hijo, no dejan de ser. Él decide dar cumplimiento a la voluntad de su Padre, como diría Juan 10.17-18.

En esta semana, celebramos juntos -ante todo- el triunfo de la vida sobre la muerte.

Que el Señor nos acompañe a compartir juntos un tiempo de amor y reflexión; de cambio y decisión; de esperanza y amor.

Pr. Eduardo Arboccó

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.